30/10/2019

Entornos Inclusivos

Mexicanos Primero, 2019

Alicia Calderón y Laura Ramírez, Mexicanos Primero


Es cada vez más frecuente que organismos internacionales, gobiernos, organizaciones de sociedad civil y docentes, y por supuesto también niñas, niños y sus familias aspiremos a una educación incluyente. Partimos de una visión que busca tener una sociedad más justa, donde todas las personas puedan ser la mejor versión de sí mismos sin importar su origen o condición (Mexicanos Primero, 2017).

¿Pero qué significa que la educación sea incluyente? En el estudio Aprender es Más presentado por REDUCA y Fundación Sura en 2018, consideramos que para garantizar el derecho a aprender es necesario que todas las niñas, niños y jóvenes estén y permanezcan en la escuela, aprendan en ella y participen activamente en su proceso educativo; para que sea incluyente, todas y todos sin excepciones deben cumplir con esas tres dimensiones de manera simultánea (Aprender es Más, 2018).

Para lograrlo, los Estados deben tener marcos normativos y presupuestos adecuados que promuevan y faciliten la inclusión y, sumado a esto, la escuela debe contar con ambientes incluyentes que la favorezcan. Los ambientes incluyentes están compuestos por:

·    ·  Infraestructura y condiciones materiales: una escuela donde todas y todos puedan entrar y desplazarse sin obstáculos, con materiales adaptados para que cada persona pueda aprender.


·   · Curriculum: un curriculum flexible que se adapte a las personas, a sus formas propias de aprendizaje y a sus intereses, para que todas y todos aprendan lo que quieren y necesitan.

 

·    · Formación docente: para que maestras y maestros tengan las habilidades necesarias para apoyar a sus estudiantes, tanto en el aprendizaje académico como en el desarrollo socioemocional y ciudadano.

 

·    · Procesos de aprendizaje pertinentes: una escuela donde cada persona pueda aprender a su ritmo y que considere el bagaje sociocultural de todas y todos, con aprendizaje entre pares y procesos participativos.

 

·   · Clima escolar: una escuela donde las personas convivan en un ambiente libre de violencia, sin acoso escolar, seguro y donde cada persona es bienvenida.


Es esta última dimensión, el acoso, es la que más preocupa a las y los estudiantes, quienes la reconocen como una causante de abandono escolar y malestar en el contexto escolar. El acoso escolar o bullying es una expresión de violencia humana en la escuela que se manifiesta reiteradamente contra una persona (Martínez, 2014)

La realidad latinoamericana frente a este problema es desoladora: según la organización internacional Bullying Sin Fronteras, en México 7 de cada 10 niños sufren algun tipo de acoso diario, siendo el país con el índice más alto del mundo; de los países de la región, le siguen Brasil en el cuarto lugar y Guatemala en el noveno (Bullying sin Fronteras, 2018).

Las maestras y maestros juegan un papel fundamental cuando hay problemas de acoso escolar. Les corresponde hablar del tema para sensibilizar a sus estudiantes, identificar las señales de manera oportuna y actuar para erradicarlas, incluir a todas y todos en las actividades, y generar conciencia sobre la riqueza de la diversidad, son todas acciones necesarias que pueden contribuir a solucionar el problema.

También la participación de las familias en casa, hablando del tema y educando para valorar la diversidad; su participación activa en la comunidad educativa puede ser relevante para un ambiente más incluyente y sin violencia.

Finalmente, es necesario preguntar a las niñas, niños y jóvenes qué proponen para erradicar el acoso escolar. Si ellas y ellos participan junto con sus familias, maestras y maestros, será más probable que se logre eliminar el bullying; todos deben estar involucrados porque la tarea es de todos.

Para lograr una educación incluyente se requieren políticas públicas encaminadas a lograr los componentes de un ambiente escolar sano que ya se mencionaron, pero eso no es suficiente si no se empieza por un cambio de visión hacia la diversidad: la diversidad no es un problema, es una riqueza, y reconocerla, valorarla y defenderla en la escuela es imprescindible para acabar con el acoso y lograr que niñas, niños y jóvenes estén, aprendan y participen sin que nadie se quede fuera.


Bullying sin fronteras (2019). Estadísticas Mundiales de Bullying 2017/2018. Primer Trabajo Oficial en el Mundo contra el Bullying. Disponible en: https://bullyingsinfronteras.blogspot.com/2018/10/estadisticas-mundiales-de-bullying_29.html 

Martínez, S. (2014). Bullying, La violencia en la escuela, En: Revista digital universitaria, Universidad Autónoma de México. Disponible en: http://www.revista.unam.mx/vol.15/num1/art02/ 

Mexicanos Primero (2017). Tod@s. Disponible en: http://mexicanosprimero.org/index.php/educacion-en-mexico/como-esta-la-educacion/estado-de-la-educacion-en-mexico/todos 

REDUCA, Fundación Sura (2018). Aprender es Más, Hacer realidad el derecho a la educación en América Latina. Disponible en: https://www.reduca-al.net/observatorio/reportes/aprender-es-mas-152.