27/06/2019

"El mejor maestro del mundo" por Salvador Paiz

“Para ser un gran maestro” dice Peter “debes ser creativo. Debes aprovechar la tecnología. Debes promover las formas modernas de enseñar. Debes hacer más y hablar menos”.

Empresarios por la Educación - Guatemala

En un remoto lugar al oeste de Kenia, se encuentra la Provincia del Valle Rift. Allí está la cuarta ciudad más grande de este país, y también una de las más pobres, Nakuru. Sin embargo, a pesar de su sinfín de necesidades, Nakuru cuenta con una gran riqueza: Peter Tabichi, el mejor maestro del mundo.

Peter Tabichi es un padre Franciscano que enseña matemáticas y ciencias en la Escuela Secundaria de Keriko, una escuela sin recursos, una computadora y un servicio de Internet que deja mucho desear. En Keriko, el 95 por ciento del cuerpo estudiantil es pobre y un tercio de todos ellos es huérfano de padre y/o madre. Pero además, los problemas emocionales de los estudiantes son tantos que los casos de drogadicción, embarazos adolescentes y suicidios son sumamente comunes. Tabichi no se dejó intimidar por este sombrío escenario y decidió actuar. Tal ha sido su labor que este año fue galardonado con el Global Teacher Prize de la Fundación Varkey de Dubái, comúnmente conocido como el Nobel de los maestros.

Tabichi destacó de un grupo de 10 mil docentes de todo el mundo por su forma tan creativa de hacerle frente a la adversidad. El dona gran parte de su salario para la compra de uniformes y libros para velar por la permanencia de alumnos en la escuela. También dona otra parte a proyectos locales que generan un impacto positivo. Además de crear un club de ciencias (cuyos miembros han ganado una competencia nacional) y un club de matemáticas (que clasificó para un torneo científico y de ingeniería en Arizona, Estados Unidos), el maestro Tabichi ha querido ver más allá de lo académico.

En Nakuru la mayoría de la población se dedica a la agricultura. Para Peter era imposible ignorar las dificultades a las que la mayoría de ellos se enfrentaban durante la época de sequía. Así que decidió empezar a capacitar a los agricultores en formas alternativas para cosechar, utilizando poca agua en una porción reducida de tierra. Otra de sus iniciativas tiene que ver con el conflicto social de Kenia. Nakuru es un lugar en donde al menos siete etnias africanas convergen, pero la convivencia es nula. De hecho, Nakuru ha sido foco de violentos enfrentamientos y masacres entre la población. En la escuela de Keriko también se vivía la fuerte tensión. Así que Tabichi creó un “Club de Paz” para que los jóvenes de la escuela pudieran discutir temas que les preocupan. Esta convivencia los ha unido y ha ayudado a propiciar una cultura de paz en la
comunidad escolar.

“Para ser un gran maestro” dice Peter “debes ser creativo. Debes aprovechar la tecnología. Debes promover las formas modernas de enseñar. Debes hacer más y hablar menos”. No dudo ni un segundo que historias como la de Peter Tabichi sobran en nuestro país. Son historias de perseverancia, valentía y lucha. Historias que han marcado la vida de miles y miles de niños y jóvenes. Historias que impactan y que inspiran. Esta semana, con motivo del Día del Maestro, los invito a que celebremos siempre a esos docentes que, como Tabichi, inspiran a sus alumnos a salir adelante. Esos maestros que explotan la curiosidad, talento e inteligencia de sus alumnos. Recordemos a aquellos maestros que nos hicieron parte de su historia y nos ayudaron a escribir la propia. ¡Felicidades a todos ustedes!

http://www.empresariosporlaeducacion.org/content/el-mejor-maestro-del-mundo-por-salvador-paiz