10/06/2019

EL DERECHO A APRENDER EN COLOMBIA

La Fundación Empresarios por la Educación presenta el estudio Aprender es más, realizado por la Fundación Sura y Reduca, con foco en Colombia

María Carolina Meza Botero, Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la EducaciónFundación Empresarios por la Educación - Colombia

El estudio Aprender es más, realizado por la Fundación Sura y Reduca, hace énfasis en el derecho a aprender, haciendo ver que el derecho a la educación va más allá de poder acceder a una escuela en algún momento de la vida, e implica estar, permanecer, aprender y participar. La Directora Ejecutiva de la Fundación Empresarios por la Educación, María Carolina Meza Botero, realizó una presentación del estudio, con foco en Colombia. 

A continuación algunos datos que puede encontrar en el documento adjunto:

  • Colombia invierte 1/3 del promedio de la OECD: USD $3.060 por estudiante al año. Se requieren más recursos (para al menos llegar al promedio), y más eficiencia (con una inversión de USD $4.000, Chile logra muchos mejores resultados).
  • «En el año 2017, la pobreza multidimensional seguía siendo más del doble para los colombianos rurales en comparación con los habitantes de las áreas urbanas, y sigue siendo particularmente grave en áreas remotas. Las desigualdades sociales y económicas basadas en la geografía afectan particularmente a las minorías étnicas de Colombia, las cuales están altamente concentradas en regiones con mayor pobreza y, en el caso de comunidades indígenas, en áreas rurales y dispersas. « (OCDE, http://www.oecd.org/education/school/OECD-Reviews-School-Resources-Summary-Colombia-Spanish.pdf) 
  • Colombia es un de los países más diversos de la región: 3,3% de la población es indígena, 10% es afro y por lo menos uno de cada cuatro colombianos vive en el campo (Dane, 2017).En cuanto a garantizar trayectorias completas, los retos están en el ingreso a tiempo, la permanencia, el progreso, el aprendizaje y el egreso.
  • La baja cobertura en primera infancia causa problemas en toda la trayectoria, especialmente en las transiciones. Esto se acentúa en lo rural, y aún más en población indígena.
  • Las brechas no son solo en el acceso, también en el aprendizaje : las diferencias entre tipo de establecimiento persisten a lo largo de los años, aunque se han mejorado los promedios. Según PISA (2015), la brecha entre los colegios oficiales urbanos y rurales ha aumentado12 puntos entre 2006 y 2015. Por su parte, la diferencia entre los colegios oficiales urbanos y los privados equivale a 39 puntos (lo que representa más de un año de escolaridad).
  • En cuanto al reto de potenciar el rol de docentes y directivos, es clave avanzar en la transformación de la carrera: selección, formación inicial y permanente, acompañamiento, evaluación, condiciones e incentivos. Esto implica trabajar en cada parte del ciclo y pensar en políticas específicas para docentes y directivos.