Proyecto Educar 2050 Argentina

03/12/2018

Segundo puesto en el Reconocimiento Reduca a Prácticas Innovadoras en Educación 2018 para la Escuela Marilin Penna de Ferro (Mendoza, Argentina)

Desde 2014, Reduca entrega este reconocimiento a las prácticas innovadoras seleccionadas de todos los países miembros de la red. Este año, durante el viaje a Santo Domingo y en el marco del Congreso APRENDO, se destacaron 3 proyectos. El segundo puesto lo ganó la escuela CEBJAN° 3-128 Marilin Penna de Ferro (Mendoza) por su proyecto #HablemosDeEsto para la prevención del bullying.

 

¿Cómo es el contexto y la comunidad educativa del CEBJA?

El CEBJA N° 3-128 está ubicado en una zona urbana a la que asisten alumnos que provienen de la zona rural y urbano marginal de alta vulnerabilidad social. El 80% de los alumnos son de familias disfuncionales, con situaciones de violencia familiar, desnutrición, adicciones, problemas judiciales y falta de servicios básicos. En 1° y 2° ciclo asisten alumnos (jóvenes y adultos) que no han terminado la escolaridad primaria por las situaciones expuestas anteriormente. El 98% de los alumnos del 1° CBS (secundario) han fracasado reiteradamente y abandonaron la educación secundaria formal. El 50% de los alumnos de 18 a 24 años reciben el PROGRESAR.

La comunidad educativa muetra escasa participación en los problemas sociales comunitarios del distrito de Fray Luis Beltrán. Esta apatía hacia la participación ciudadana se acentúa aún más en los jóvenes y adultos que concurren al CEBJA. Esto provoca un desconocimiento en las necesidades actuales del distrito y los aleja de la información y de la toma de decisiones. El 70% de los alumnos que se inscriben en la institución manifiesta haber sufrido acoso escolar de sus pares que lo llevo a abandonar la escolaridad (80%) o a fracasar en el rendimiento académico por la baja autoestima que esta situación le provoco.

 

¿Cómo surge #HablemosDeEsto?

A partir del diagnóstico realizado por los alumnos y docentes al estudiar la realidad social de la comunidad educativa y las situaciones de acoso que han padecido como estudiantes surge la idea de armar el proyecto.

En este contexto se comienza a trabajar con una propuesta pedagógica diferente y a promover experiencias educativas de aprendizaje y servicio solidario, que sean protagonizadas por los estudiantes, planificadas con los contenidos curriculares y destinadas a atender alguna necesidad de la comunidad aplicado los aprendizajes de los estudiantes.

Teniendo en cuenta el diagnostico, los alumnos proponen profundizar sus conocimientos sobre la prevención del acoso escolar, (se apropiaron del método que propone el Lic. Alejandro Castro Santander) y a partir de lo aprendido realizaron dramatizaciones y charlas para sus pares y la comunidad. Visitaron escuelas primarias de la zona, CEBJAS y CENS donde expusieron sobre la prevención de este flagelo. En cada encuentro brindan pasos concretos para la prevención del acoso escolar.

 

¿Quiénes son los destinatarios del proyecto?

Los destinatarios directos son los alumnos de la institución que aprenden sobre la prevención del acoso. Indirectamente se ha llegado a los alumnos de tres escuelas primarias, dos CEBJA y un CENS de la zona este del departamento de Maipú durante el año 2017 y continuado durante el 2018 con los talleres para los 240 alumnos del CEBJA, distribuidos en tres etapas: al principio del año, al regreso de las vacaciones de invierno y antes de fin de año.

 

¿Cuál es el objetivo del proyecto?

Fundamentalmente se intenta que los alumnos aprendan a reconocer la situación de acoso escolar y propongan actividades para su prevención.

 

¿Cuáles son los resultados obtenidos?

Como resultado de la aplicación de este proyecto de aprendizaje y servicio solidario de prevención de bullying en el CEBJA se observa que:

  • Los jóvenes que han participado en este proyecto lograron una mayor autonomía, liderazgo, y una mayor adaptación y flexibilidad para lograr acuerdos y negociación. 

  • Se ha observado un gran cambio en el trabajo en equipo, mayor optimismo y entusiasmo, mejor comunicación interpersonal y la capacidad para analizar y resolver problemas. -Se logra que la permanencia y la promoción fueran datos estadísticos que aumentaron en el 2017 y 2018. 

  • Mejoraron la autoestima, al ser reconocidos desde las autoridades escolares, la comunidad y los medios de comunicación. Pudieron ver que sus acciones son importantes y valiosas. Ese fortalecimiento de la autoestima y de la motivación para aprender fue una gran ayuda para que no falten a clases, estén más estimulados para estudiar y ya la escuela no fuese un fracaso.

  • Aprender sobre prevención del bullying contribuyo significativamente con la formación para la ciudadanía, porque permitió pasar del discurso a la práctica, aprendieron a ser solidarios y participativos en la vida real. -Los alumnos en situación de riesgo dejaron de considerarse "destinatarios" de acciones para asumirse como protagonistas. Las actividades propuestas les dio confianza para comenzar a pensar que son capaces de hacer cosas que no creían posibles.