30/01/2018

Paraguay: Lectura y educación en tiempos del clic y la instantaneidad

Marcial Diaz

CARLOS MARTINI

DOCENTE UNIVERSITARIO,

SOCIÓLOGO Y PERIODISTA

JUNTOS POR LA EDUCACIÓN


 ¿Cómo
promover la lectura en tiempos agita­dos y obsesionados por la instantaneidad
de las redes sociales? Los nativos digitales viven como si estuvieran a un clic
de todo lo imagi­nable y google aparece como una ventana al infinito. Mensajes
de texto, chats, fotos, vi­deos, música se convirtieron en una dimen­sión de
vida para niños y adolescentes.

 

LEER EN EL TERCER MILENIO

Educar para la lectura en estos comienzos del
tercer milenio exige desafíos totalmente dis­tintos en relación a diez años
atrás. Pero al mismo tiempo, el libro, aún en estos tiempos inclementes para
una reflexión más pausada y honda, no ha perdido vigencia, en el forma­to que
fuera, como fuente no sólo de conoci­miento sino del desarrollo de la
imaginación creadora.

La cuestión es asumir los retos de esta era
vertiginosa, que en sus lados más oscuros nos muestra la cara grosera de la
banalidad, la su­perficialidad, el hedonismo, el individualis­mo y el
narcisismo extremo que ha endiosado al facilismo y relegado la reflexión.

En estas aguas nadamos hoy. El imperio de la
audiovisualización de la cultura está marcada por la generación de las
multipantallas (del televisor, del móvil, de los ordenadores, de los
videojuegos) y de las multitareas lo que genera dificultades en la
concentración, en la lectura reposada y en la escritura.

 

LA AVENTURA DE LAS LETRAS

En este escenario no se trata ni mucho me­nos de
rechazar las nuevas tecnologías, sino al contrario, desarrollar pedagogías cada
vez más creativas que desde la niñez temprana vayan guiando a niños y niñas en
la lectura como una aventura, nunca como un purga­torio. Así, no debemos
olvidar, por ejemplo, que más de la mitad de las producciones ci­nematográficas
están basadas en obras de la literatura y del teatro. Desde la docencia de­beríamos
hilar un tejido de motivaciones que permeen la sensibilidad de las nuevas gene­raciones
combinando estrategias que mues­tren hasta qué lejanos parajes de magníficas
aventuras nos puede llevar un libro leído en el tiempo oportuno, con ejercicios
de búsque­da digital de antecedentes del autor, de otros textos que se
relacionen con el mismo, con películas basadas en el texto en cuestión o en
libros de temática similar. Internet y las pro­ducciones audiovisuales se
pueden convertir así en aliados en la formación de un futuro lector.

 

LA OPORTUNIDAD DE LA LUDIFICACIÓN

Por fortuna, con el advenimiento de lo que se
conoce como gamificación (del inglés gami­fication) o ludificiación, definida
como el uso del pensamiento y la mecánica de aplicar es­trategias de juegos en
contextos ajenos a los juegos; nuevos caminos se abren de manera permanente con
el fin de que las personas adopten ciertos comportamientos o adquie­ran
determinados hábitos, entre ellos, la lec­tura.

Soledad Garcés, Magíster en E-learning y evaluación
de los aprendizajes en ambientes virtuales por la Universidad de Sevilla, pro­pone
en su blog ?Somos digitales? (www.so­legarces.blogspot.com) una serie de
consejos orientados a padres tanto como a docentes, para lograr atraer el
interés de los niños ha­cia los libros y formar buenos lectores, pero antes de
entrar a ejercitar este hábito con los chicos, hay varias pautas que deben
tenerse en cuenta, como el entorno, el ambiente, la forma de acompañar y otros
detalles que faci­litarán la tarea de guiar a niños y niñas hacia el
maravilloso hábito de leer.

– La lectura debe ser placentera y de interés para
los niños. Debemos invitarlos a selec­cionar cuentos que llamen su atención.

– Si algún hijo no disfruta leer, debemos in­tentar
acercarlo al mundo de los libros desde el formato que más le llame la atención
y pro­ponerle una lectura compartida.

– Debe familiarizarse a los niños desde pe­queños
con los libros. La casa debe poner los libros al alcance de los niños.

– La lectura en voz alta ayudará a que los ni­ños
vayan aprendiendo a entonar de manera adecuada las palabras.

– Todos los formatos de lectura sirven y pue­den
ser muy atractivos para los niños. Los padres deberán seleccionar cuentos impre­sos,
libros digitales o audiolibros. El formato no es relevante, lo que importa es
el desarro­llo de la lectura y el interés por las historias.

– Generar espacios para la lectura individual y
acompañada será fundamental.

– Al momento de leer, deberá restringirse los
distractores como televisión, ruidos ambien­tales o pantallas que no se
utilicen para leer.

Muchas recomendaciones interesantes, in­formación y
sugerencias de apps para fo­mentar la lectura, pueden encontrarse en sitios
como el siguiente: http://hacerfamilia.cl/2016/01/juegos-y-apps-para-estimular-la-lectura/

MARAVILLOSO UMBRAL SIN RETORNO

En un momento de nuestra infancia, para aquellos
que nos volvimos adictos a la lec­tura, un libro hizo que sintiéramos lo que la
escritora australiana Kate Morton des­cribe tan bien, al referirse al momento
en que le hicieron llegar un libro que nunca olvidaría:??estaba a punto de
cruzar un sig­nificativo umbral del cual no habría retorno; que en mis manos
descansaba un objeto cuya modesta apariencia ocultaba un enorme po­der. Todo
verdadero lector posee un libro, un momento, como el que describo? (Las ho­ras
distantes, Suma de Letras, Buenos Aires, 2012, p.32).

Ese humilde objeto es hoy más valioso que nunca
frente al avance impetuoso de la cha­bacanería y la liviandad. La tarea es
ardua, pero no queda otro camino: hacer que la lec­tura como hábito se inscriba
también en el contexto de las nuevas tecnologías.