04/09/2017

Paraguay: Educación- Es vital que la empresa privada se involucre

El martes 29 de agosto en el Byspania PTF Business Center, organizada por Juntos por la Edu­cación y Paraguay Educa, se llevó a cabo la segunda edición del ciclo de charlas “¿Cómo puede el Sector Privado liderar las transformaciones sociales?”. En esta oportunidad los disertantes fueron Ro­berto Zamora, presidente del Grupo Lafise y María Josefina Terán, presidenta de la Fundación Zamo­ra Terán; en la oportunidad firmaron un acuerdo de cooperación con Paraguay Educa y hablaron de sus experiencias implementando innovaciones educativas desde el sector privado. Los disertan­tes actualmente implementan el programa Una Computadora por Niño en Nicaragua, Honduras, Guatemala y Costa Rica, buscando que estudiantes de escuelas primarias en situación de vulnerabili­dad tengan una computadora personal con acceso a internet que se convierta en una gigantesca bi­blioteca a su alcance en cualquier momento.

Ro­berto Zamora y María Josefina TeránMarcial Diaz

¿Qué fue lo que lograron hasta ahora?

Hemos desarrollado un proyecto educativo. Una de las luchas ha sido conseguir que no se nos per­ciba como donantes de computadoras. La compu­tadora es solamente un medio; lo importante es capacitar al docente, lograr cambios de paradig­mas, sobre todo en aquel docente que puede lle­gar a sentirse incapaz de poder usar tecnología en educación y que vean que estas computadoras son el mejor apoyo que van a tener dentro de sus aulas incorporando el currículum del Ministerio de Edu­cación. Además, medimos el impacto, hacemos una línea de base y mostramos el antes, durante y después que se da en las escuelas a nuestros do­nantes. Empoderamos a las comunidades para que este proyecto se vuelva una causa nacional y todos podamos apoyarlo para el bien de nuestros países.

¿Cuál es el camino que han recorrido en pos de la educación?

Comenzamos haciendo una alianza público-pri­vada para no dejar la responsabilidad de la edu­cación solo a los gobiernos, demostrando nuestro compromiso como empresa privada para tratar de alcanzar una transformación educativa en los ni­ños y niñas apuntando al siglo XXI. Implementan­do este programa, nos hemos convertido -hasta cierto punto- en un país referente.

¿Cómo logran que el proyecto abarque tanto y siga funcionando consistente­mente?

Para dar sostenibilidad al proyecto, a medida que vamos creciendo en diferentes puntos del país, nos planteamos, como fundación, no darles absoluta­mente todo. Una de las cosas importantes es que las máquinas estén completamente limpias que funcionen en perfectas condiciones; estas computadoras tienen la bondad de que se pueden reparar. Entonces, en vez de arreglarlas nosotros, estamos capacitando a alumnos, profesores, directores y diferentes miembros de la co­munidad para poder arreglarlas con los repuestos que nosotros les brindamos. Esto hace que el proyecto en las escuelas no dependa de nosotros, sino que sea au­tosustentable.

¿Cuáles son los pilares en los que se basa una convocatoria tan exitosa del sector privado?

Son tres. Uno, lograr que se empoderen del proyec­to, darles reconocimiento en sus áreas de influencia, y mostrar resultados -que vean que lo que hacemos no es un gasto, sino una inversión. De esta manera, podemos tener países más sanos, desarrollados, seguros, con menos pobreza y heredar un mejor país para nuestros hijos y nietos. También, hay que dar el ejemplo; no se puede pedir a otro que haga lo que uno no hace. Dos, mostrar resultados. Tres, reconocer al donante en cada entrega máquina y escuela que provee. La parte fun­damental es la credibilidad de la persona que lo está liderando y conseguir acceder a ese primer, segundo y tercer empresario. Los difíciles de convencer son los primeros, luego todos se quieren sumar, es un efecto dominó.

¿Cuál es la importancia del sector privado en la educación de un país?

No siempre los gobiernos tienen todos los recursos para proveer educación del nivel que se necesita para que los niños estén preparados para el mundo del ma­ñana. Es vital que la empresa privada se involucre. Como sector privado, si tenemos la bendición de poder tener negocios prósperos, es muy importante reco­nocer que nuestra participación en la sociedad puede llegar a cerrar esas brechas digitales, académicas y mejorar el estándar de vida de nuestra gente.

¿Qué le falta al Paraguay para llevar ade­lante exitosamente esa alianza público-privada como ustedes lo hacen?

Comprometerse. Yo creo, realmente, que el Para­guay está muy avanzado, y que han hecho mucho más de lo que nosotros habíamos hecho hace nueve años. Es simplemente tomar la decisión como go­bierno y sector privado. Sabemos que únicamente a través de la educación vamos a reducir los niveles de pobreza y lograr la transformación que necesitamos en nuestros países.

¿Cómo se consiguen tantas donaciones?

Muchas empresas quieren hacer algo, pero el go­bierno tiene que ayudar. En Nicaragua, por ejemplo, el gobierno hace esto en cierta medida deduciendo en el pago de los impuestos el 10% de cada donación. En Estados Unidos y Europa, asimismo, hay tantas donaciones porque el gobierno tiene ese arancel. Si el gobierno pudiera hacer eso en Paraguay, sería uno de los primeros y más importantes pasos para forta­lecer proyectos como éste.

Alejandro Scelfo 

(El artículo completo puede leerse en Diario 5 Dias https://www.5dias.com.py/100003-educacion-vital-la-empresa-privada-se-involucre )