05/12/2017

La Argentina tuvo representación en la reciente Asamblea regional sobre educación

El portal ENFOQUES POSITIVOS entrevistó a MARÍA ANGELA CORTELEZZI, Directora Ejecutiva de Proyecto Educar 2050, quien asistió en nombre de la entidad al encuentro.

Usted viene de participar en la asamblea anual de REDUCA llevada a cabo en Colombia. ¿Puede informarnos acerca de lo allí tratado, y en qué medida encontró aportes de utilidad para la actual situación de la Argentina en la materia?:

“REDUCA es una red de organizaciones de la sociedad civil de 15 países de nuestra región que tienen un objetivo común, garantizar a todos los niños, niñas y jóvenes de la región el derecho a una educación pública inclusiva, equitativa y de calidad. La red es una cooperación de América Latina y El Caribe que aborda la cuestión de la educación desde una perspectiva regional para estudiar, comparar prácticas y experiencias, proponer y actuar en el contexto latinoamericano. En este sentido la participación de Argentina en este espacio es sumamente rica para el análisis de las problemáticas educativas que enfrentamos como sociedad, para la reflexión sobre las posibles líneas que aborden dichas problemáticas, para la definición de las líneas de acción, para su implementación y captura de aprendizajes.

Y por qué creemos que esto es así? Porque nuestros países, cada uno en su contexto y singularidad, debe hacer frente a desafíos similares en materia educativa: el garantizar el derecho a una educación de calidad implica que todos los niños, niñas y jóvenes de la región ingresen a la escuela, permanezcan durante la totalidad de los años que implica la obligatoriedad y adquieran los aprendizajes necesarios para conformarse como ciudadanos plenos de nuestras sociedades.

Como región estamos lejos de garantizar este derecho y en la búsqueda de soluciones, el intercambio, la reflexión compartida y la definición de acciones a nivel regional potencian nuestra voz, como una única voz regional que se alza en pos de una mejor educación para todos y todas.

La Asamblea Anual de REDUCA que año a año reúne a referentes de las 15 organizaciones, es un espacio central para la definición de las líneas de acción que guiarán nuestro reclamo de mejora.

Vale remarcar que entre las mismas se desarrolló un estudio regional centrado en la educación rural. Asimismo, se trabajó en la difusión y monitoreo de la Agenda Regional para el desarrollo de la Primera Infancia, la cual fue construida a partir de la suma de voluntades de una coalición que considera referentes de diferentes sectores de la sociedad (organizaciones internacionales, autoridades educativas, organizaciones de la sociedad civil y especialistas) y que hace más de dos años, se inició por un primer grupo de especialistas convocados por organizaciones de la Red Latinoamericana por la Educación (REDUCA) y por “El Diálogo Interamericano”. Estas son dos de las líneas que guiarán la acción de REDUCA durante 2018 y que se sumarán a las campañas de concientización y reconocimiento a actores escolares que cada año definen la acción de esta red”.

Suena interesante imaginar una integración regional de la educación en pos de mejorar su calidad, según lo sugiere la entidad local que usted representó en la asamblea, lo que habilita a preguntarle si cree que las vallas culturales propias existentes en los distintos países, acaso no podrían funcionar como trabas para ese objetivo …

“Hasta el momento no ha sucedido. La integración se ha hecho espacio por sobre las vallas. REDUCA tiene 7 años de trabajo con líneas de acción regionales que congregan diferentes países y las trabas no han sido el denominador común. Cada una de las organizaciones participantes se suma voluntariamente a la red sin renunciar a su identidad distintiva ni a su propia agenda. Por el contrario, el trabajo de las organizaciones en sus respectivos países tiende a verse fortalecido gracias al respaldo de la red. Uno de los valores centrales de la red es el respeto por la diversidad y la pluralidad de posiciones. Pudieran existir diferencias en cuanto a prioridades de problemáticas a abordar, pero las mismas no llevan a la generación de conflictos sino a la reflexión compartida en pos del encuentro de ejes de trabajo comunes”.

¿Y ese propósito mencionado en la pregunta anterior, no podría ser considerado en algún país como una intromisión en sus cuestiones culturales?:

“En línea con la respuesta anterior, las acciones que desarrollamos no avasallan las diferencias sino que se redefinen a nivel local en base a las particularidades culturales. Mayormente realizamos investigaciones y campañas de concientización que proponen dar a conocer las problemáticas a nivel regional y las particularidades locales. Las fronteras no representan límites para la red, los niños y niñas de la región son responsabilidad de todos”.

Ocupándonos ahora de la Argentina: ¿Cuáles son a su juicio los componentes educativos que aquí requerirían reformulaciones de modo más urgente?:

“Hablar de componentes por separado resulta complejo ya que la educación implica un sistema cuyos componentes interactúan y se retroalimentan. En este sentido, dificultades en alguno de los componentes impactarán en otros. Asimismo, este gran sistema educativo interactúa con el resto de los sistemas de nuestra sociedad, por lo que la definición de dónde comenzar o avanzar, es más compleja aún. Si nos guiamos por las estadísticas que deberían guiar la toma de decisiones, podemos encontrar que una deuda a saldar tiene que ver con los aprendizajes y la permanencia de los estudiantes en la escuela. Abordar estos dos ejes implican preguntarnos sobre cómo está funcionando hoy la escuela, cuánto se aleja de las necesidades y características de la sociedad de hoy y de sus estudiantes. Pero también, preguntarnos sobre cómo estamos acompañando a los docentes en su misión central de promover aprendizajes en los estudiantes. Cómo estamos formando a esos docentes, para qué escuela, en qué contenidos y capacidades, con qué herramientas para que puedan día a día responder a las complejidades presentes en la dinámica escolar. Y algo más, implica preguntarnos quién está liderando y coordinando la acción de esos docentes en la escuela. Qué formación y qué acompañamiento se hace a esos equipos directivos escolares que tienen la enorme responsabilidad de gestionar una de las instituciones más complejas como lo es la escuela.

Entonces, trabajemos por garantizar el acceso, la permanencia y el aprendizaje de los estudiantes, pero hagámoslo con una acción integral tal que nos permita abordar la problemática en todas sus aristas.

Una pregunta que creemos debemos hacernos es si debemos mejorar la escuela o transformarla. Parece sutil la diferencia pero no lo es y reflexionar sobre este punto es un tema pendiente”.

Finalmente: ¿Observa usted algún adelanto en la concienciación de los Políticos acerca del alto valor de la educación para el desarrollo y crecimiento de un país?.

“En los discursos, encontramos a la educación más presente. Se oye más, se repite, se la menciona como “LA” solución, el eje central para la mejora de nuestro país. Esto es un punto a favor.

Ahora bien, el mensaje debe ser acompañado por hechos, y cuando digo hechos, me refiero a acciones concretas, fundadas en diagnósticos certeros, que logren implementarse poniendo el énfasis en la equidad y que luego sean evaluadas. Asimismo, la educación requiere de una inversión fuerte, como dijo el Presidente Santos, en el marco del Foro Regional por la Agenda de la Primera Infancia: “El amor en política se expresa con presupuestos”, entonces invirtamos en educación porque sin duda es la mejor inversión que un país puede realizar.

Todavía queda un largo camino por andar en este sentido, desde Proyecto Educar 2050 trabajamos día a día para hacer de la educación el eje central de toda agenda política”.


Proyecto EDUCAR 2050 (www.educar2050.org.ar ) acaba de cumplir 10 años de antigüedad. Es, según sus responsables, una asociación civil dedicada a concientizar a la sociedad acerca de la importancia de la educación de calidad, e incidir en políticas públicas para que nuestro país logre una transformación educativa que permita el desarrollo pleno de los niños y jóvenes.