19/11/2018

La Alianza Reduca y Fundación SURA Lanzan: "Aprender es más. Hacer realidad el derecho a la Educación".

A propósito de la llegada de la Fundación SURA a Chile se presenta estudio esobre los desafíos del derecho a aprender en Latinoamérica

     La Red Latinoamericana de la Sociedad Civil por la Educación (Reduca) y la Fundación SURA analizaron la realidad educativa de 14 países de la región, identificando que los principales retos de la región son: garantizar trayectorias escolares completas, lograr aprendizajes con sentido, potenciar el rol de docentes y directivos, ir más allá de las pruebas estandarizadas y sumar esfuerzos entre actores y sectores.

 En Chile, primer país donde se presenta el estudio, destaca una alta tasa de alfabetización y de cobertura en educación escolar, mientras que se observa una fallida movilización de los aprendizajes en Ciencias y Matemática en casi una década.

 

SANTIAGO, martes 20 de noviembre de 2018.- “Chile no ha conseguido movilizar los aprendizajes en Ciencias y Matemática en casi una década”. Este es uno de los principales resultados locales del estudio “Aprender es más: hacer realidad el derecho a la educación en América Latina”, realizado por Fundación SURA, la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (REDUCA) y Educación 2020. La investigación, que se dio a conocer hoy, en el marco del lanzamiento de Fundación SURA en el país, confirma que el continente ha avanzado significativamente en los índices de acceso y cobertura, pero advierte que esto no necesariamente ha ido aparejado con un aprendizaje de calidad.

 

Una mirada a las cifras de la educación en América Latina y el Caribe muestra el evidente rezago de la región en este campo: la tasa de terminación de primaria para 2015 en trece países fue de 76 % y la de secundaria de solo 50,4 %. Según cifras del BID, la cobertura promedio en 2014 en los primeros niveles educativos (4 a 5 años) se ubicó en 75,9 % y en países como Honduras y El Salvador estuvo por debajo de 60 %.

 

Los resultados de las pruebas Pisa en 2015 muestran que los países de la región siguen ubicándose en los últimos puestos del ranking internacional de calidad educativa. Según evidencian estas pruebas, los estudiantes no tienen los conocimientos y habilidades mínimas esperadas para su edad, para desenvolverse adecuadamente en la vida y en la academia, ni para enfrentar los retos del Siglo XXI, lo que hace que acumulen grandes desventajas en relación con los estudiantes de otros países o de otros niveles socioeconómicos.

 

Aunque más jóvenes ingresan y permanecen en el sistema educativo y la región ha elevado su ritmo en este sentido, lo cierto es que muchos de los niños, niñas y jóvenes que logran acceder y permanecer en la escuela, no aprenden.

 

El problema se agrava y las brechas aumentan a medida que los estudiantes descienden en la escala socioeconómica y se alejan de los núcleos urbanos, donde la inequidad, la pobreza y la exclusión son, a la vez, causas y consecuencias del rezago educativo de gran parte de los estudiantes.

 

Y es que América Latina es la región más desigual del mundo, con 186 millones de pobres en 2016 según Unesco. Si la educación es el mayor motor del desarrollo, es preciso que se garantice este derecho fundamental para crear las condiciones que realmente puedan comenzar a revertir esa situación.

 

El documento apunta a visibilizar la necesidad urgente de aunar esfuerzos alrededor de este propósito desde una perspectiva que busca profundizar y comprender de manera integral lo que implica garantizar el derecho a aprender que, además de considerar los indicadores mínimos del derecho a la educación adoptados por Unesco, tiene en cuenta aspectos determinantes como la garantía de las trayectorias escolares completas, la participación activa de los estudiantes en su proceso educativo y el aprendizaje con sentido y para toda la vida de los niños, niñas y jóvenes.

 

Finalmente se identifican cinco retos para garantizar el derecho a aprender y hace un análisis del rol que deben tener las alianzas multisectoriales de cara a este propósito. Adicionalmente, presenta breves reseñas de cada uno de los países en las que se evidencian los principales indicadores de contexto relacionados con la garantía del derecho a la educación, así como avances y retos frente al logro de este objetivo.

 

 

Sobre los miembros de la alianza:

 

Tanto la Fundación SURA, como la Red Latinoamericana de Organizaciones de la Sociedad Civil por la Educación (Reduca), responsables de este trabajo, han venido haciendo diversos aportes para que cambie la realidad de la educación de la región.

 

La Fundación SURA canaliza la inversión social del Grupo Empresarial Sura, promoviendo procesos que contribuyen al desarrollo de capacidades y al bienestar de las comunidades en América Latina mediante iniciativas que inciden en la calidad de la educación, la promoción cultural y el voluntariado corporativo.

 

Reduca contribuye activamente a que niños, niñas y jóvenes ejerzan en plenitud su derecho a una educación inclusiva y de calidad. Esta red se ha construido como un ejercicio libre y voluntario para intercambiar experiencias, recursos y proyectos, para expresar opiniones, proponer soluciones y acuerdos, y difundir campañas en el foro público; para estudiar y evaluar medidas, programas y políticas públicas locales y regionales y, sobre todo, para responder a la responsabilidad de sumar acciones conjuntas entre los países miembros y con otros actores.

 

 

http://reduca-al.net/

https://www.fundacionsura.com/

 

Descargue el documento en:

AprenderEsMás